Guía básica para hacer autostop

A lo mejor nunca te has atrevido, o no te ha atraído la idea. Pero hacer autostop es mucho más que viajar de forma gratuita. Se enmarca dentro de toda una filosofía de viaje que te permite conocer a gente maravillosa, vivir aventuras, y desplazarte mientras lo haces. A lo mejor te preguntas cómo se empieza.

Es por eso que he creído conveniente hacer una pequeña guía básica para hacer autostop. Un manual para aquellos que han decidido lanzarse a la carretera abiertos a que todo pase.

Escribo esto después de haber cruzado Europa, de España a Estonia, en poco más de un mes y gastándome 325 €. Mi experiencia haciendo dedo antes de esta epopeya era prácticamente nula. Por eso me he podido fijar en las cosas que los novatos necesitamos saber para tener éxito en nuestra misión. ¡Empecemos!

Introducción

Hacer autostop, o hacer dedo, es una optimización de recursos. Se trata de aprovechar espacios libres que quedan en un vehículo que, contigo o no, va a realizar un recorrido.

Por supuesto, el subir o no a ese coche va a depender de la voluntad de los integrantes del vehículo. Sobretodo del conductor. Pero está en la mano de quien hace autostop el facilitar que acepten a uno más en el trayecto.

Ejemplo de autostopista (Polonia)

Así pues, para tener más probabilidades, nos tendremos que centrar sobretodo en dos factores: la ubicación y nosotros mismos. Se podría decir que nuestra “suerte” a la hora de hacer autostop está formada en un 40% por nuestra ubicación, un 40% de nosotros mismos y un 20% de otros factores externos a nosotros como el momento del día (de noche la gente es más reticente), las condiciones meteorológicas (en medio de una tormenta nuestras posibilidades disminuyen o, sencillamente, el azar.

Ubicación

Nuestro primer paso antes de ponernos a levantar el pulgar o a escribir el nombre de una ciudad en un cartón es mirar un mapa. Debemos mirar cuál es nuestra ruta ideal para llegar a nuestro destino. Siempre será más rápido, obviamente, ir por autopista. Para salir de dudas, podemos sencillamente ponerlo en Google Maps.

Cuando ya sabemos por qué carretera ir, llega el momento de escoger dónde nos colocamos para hacer autostop. Aquí hay tres opciones, ordenadas de menos a más efectivas (aunque por supuesto, al final, la suerte juega un papel determinante):

En la carretera

La clásica imagen del autostopista es la de un mochiler@ levantando un cartel que anuncia su destino. Eso es lo que tendremos que hacer si optamos por colocarnos en una carretera. Aquí lo más importante será buscar un sitio donde los coches se puedan parar. Si no, de nada va a servir que estés haciendo autostop y levantando el cartón durante horas.

En este caso, algunos buenos sitios serán glorietas, accesos a autopistas (nunca en ellas) o, en carreteras secundarias, en cualquier sitio donde haya un desvío o entrada a alguna casa. Aquí será muy importante el contacto visual y nuestra postura, aunque de eso hablaremos más adelante.

autostop París Amsterdam hitch-hike autostopista hitch-hiker
Ejemplo de autostopista en un acceso a autopista con espacio para frenar (París)

Nota: Moverse por carreteras es, también, lo más peligroso de hacer autostop. Sencillamente cuando tengáis que andar cerca de una, hacedlo al otro lado de las barreras para aseguraros que ningún vehículo despistado os pueda dar un susto.

Nota 2: Al escribir una ciudad en el cartón ten en cuenta que a veces es difícil que vayan directamente a tu destino final. Una buena idea es poner la siguiente ciudad grande que haya en el camino e ir avanzando así haciendo autostop. ¡Gasta espacio del cartón con inteligencia!

En semáforos

La ventaja aquí es que los coches ya están parados y, por lo tanto, puedes apelar directamente al conductor. Cuando esté en rojo, aproxímate a la ventanilla con una sonrisa y explícale que no hace falta que te lleve hasta tu destino final, que cada kilómetro cuenta. Muchas veces este pequeño regateo acaba de convencer al conductor y podrás avanzar un poco más hacia tu meta.

Como recomendación, siempre será más eficaz hacer autostop si es el último semáforo antes de adentrarse en la carretera, puesto que te aseguras que los coches van en esa dirección.

En estaciones de servicio o gasolineras

Esta es mi opción favorita cuando hago autostop, ya que el contacto con la otra persona es directo y pueden ver que no eres un asesino en serie, sino un viajero con ganas de ver mundo y saber más de otras culturas. Y además, si es una estación de servicio te aseguras que la gente va en la misma dirección que tu (excepto si hay un desvío de dos autopistas justo después)

Así pues, aquí es donde puedes explotarte más a ti mismo para causar una buena impresión y conseguir que te ayuden. Te sorprenderá ver lo simpática que es la gente y que la mayoría no tienen problemas para que te sumes a su viaje.

 

hitch-hiker hitch-hike Lille autostop
Ejemplo de autostopista simpático en área de servicio (Francia)

Por supuesto, cada caso es un mundo, valora qué es lo que mejor se ajusta a tu situación concreta. Habrá veces que las gasolineras serán pequeñas y estarán vacías y que no habrán semáforos. En ese caso tendrás que optar por buscar un sitio en la carretera y hacer autostop desde allí.

Consejo: Ten en cuenta que hacer autostop dentro de ciudad es, en la mayoría de veces, imposible. Por eso, a menudo, salir de ella será el paso más difícil. Para facilitar este momento, puedes ayudarte de la experiencia de otros autoestopistas. En hitchiwiki encontrarás consejos sobre cada ciudad en particular y, además, un mapa con los mejores (y los peores) sitios para hacer dedo. En mi caso, el mapa no lo utilizo mucho, pero la información sobre cómo salir de las ciudades me es extremadamente útil cuando empiezo mi jornada de autostop.

Nota: Tened en cuenta que en algunos sitios del mundo el autostop también se paga. Por lo que me han comentado otros viajeros, sobre todo en países de latino-américa como Perú.

Tú mismo

Cuando un conductor ve que se acerca un autostopista, sin quererlo, con su imagen ya se genera una imagen de él. La segunda ronda empieza cuando este abre la boca y por cómo actúa. Es vital causar una buena impresión para tener más éxito.

El físico

Que no te engañen: las apariencias sí importan. No ir sucio, duchado o afeitado pueden ser factores determinantes y, normalmente, fáciles de solucionar por nosotros. En caso de estar sucio, siempre se puede esconder con otra capa de ropa encima o, en la carretera, tapando nuestros pantalones con la mochila. Es importante también no taparse la cara cuando hacemos autostop, o sea que evita gafas de sol y gorras.

autostop hitch-hike hitch-hiking Holland Holanda Netherlands family familia
Ejemplo de familia que recoge a autostopista por ir limpio (Holanda)

Además, es así de triste pero también así de real: las mujeres tienen más probabilidades de ser recogidas que los hombres. De hecho, según la experiencia de muchos autostopistas (y de algún estudio), se pueden ordenar los distintos grupos de autoestopistas según su “apariencia”. De más a menos probabilidades de éxito:

  1. Una chica
  2. Dos chicas
  3. Un chico y una chica
  4. Un chico con una guitarra
  5. Un chico
  6. Dos chicos

Tu actitud

He dejado para el final lo más importante, porque solo los que hayan leído hasta aquí se merecen saber el concepto más determinante de todos y el que te abrirá más puertas de coches, furgonetas y camiones haciendo autostop. Es sencillo, asequible, extremadamente útil y se puede resumir en una palabra: SONRÍE.

Sí, sí, tan sencillo como dejar ver tus dientes mientras levantas un cartón o antes de preguntar a alguien si te puede ayudar. No falla. Comprobado. La diferencia entre sonreír y no sonreír es abismal. O sea que ya sabes, lávate los dientes y chulea de dentadura.

autostop polonia poland hitch-hike hitch-hiking car
Ejemplo de dentaduras perfectas (Polonia)

A parte, también es muy importante, cuando hablamos, hacerlo con respeto, educación, buen humor e incluso dotes de energía. De hecho, en tu mano está identificar cada persona a la que vayas a preguntar y actuar en consecuencia. Por ejemplo, si vas a preguntar a tres chicos británicos que salen de comprar unas cervezas de la estación de servicio puedes entrarles haciendo alguna broma y con un tono de complicidad. En cambio, si es una pareja de ancianos lo deberías hacer con respeto y educación. Pero no solo la edad importa, también el tipo de vehículo, la ropa, o sencillamente la impresión que te dé cada persona.

Si no puedes hablar con ellos porque estás en la carretera, entonces deberás explotar tu lenguaje no corporal. A parte de sonreír y mantener el contacto visual con el conductor, también puedes mover el cartel energéticamente o hacer un poco el tonto. Así resultas más simpátic@ y menos peligros@.

Normas (no escritas) de conducta

Una vez tienes la suerte de estar en un coche, también es importante seguir ciertas pautas por pura educación. Tienes que tener en cuentas que ellos no tienen ninguna obligación de ayudarte. Por lo que, cuando te recogen haciendo autostop, se tiene que ser agradecido.

Muchos estarán contentos de tener a alguien con quien hablar, ya que seguramente estarán cansados de conducir solos. Cuéntales tu viaje, historias curiosas, o sencillamente pregunta. Hay veces que lo necesitan. De hecho, un conductor que se convirtió en buen amigo me dijo después de estar hablando un buen rato de su vida: “Creo que esto me está ayudando más a mí que a ti”.

risas autostop laugh hitch-hike hitch-hiker autostopista sonriendo riendo
Ejemplo de buen rollo en un coche (Holanda)

Por este mismo motivo, cuando hagas autostop tienes que evitar dormirte, estar demasiado con el móvil, leer un libro o escribir con el ordenador. Recuerda que tienes que devolverles el favor de alguna forma. De todas formas, hay veces que es inevitable dormirse (a mí me ha pasado). No te tortures demasiado, pero sencillamente intenta evitarlo.

¡A la carretera!

En definitiva, lánzate a la carretera y déjate sorprender. Hacer autostop es una experiencia única y muy especial. En mi caso, he conocido a gente que se han convertido en amigos y mantenemos el contacto, me han invitado a conocer a sus familias, a comer, a beber, a trabajar en un B&B de lujo a cambio de pensión completa, he ayudado a trabajar a camioneros e incluso he dormido en un camión, con barbacoa en el parquin incluida y demostración de habilidades con un machete en plena conducción.

Durmiendo en un camión autostop
Ejemplo de autostopista durmiendo en un camión

Espero que esta guía te haya servido tanto como para perder el miedo a hacerlo como para ser más efectivo en tus primeros pasos. ¡Te espero en alguna carretera de algún rincón del mundo!

Recuerda que puedes seguir las aventuras de Los Viajes de Walliver en Instagram, Youtube, Twitter i Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *