8 (+1) sitios escondidos no turísticos (y gratis) que visitar en París

Estos son los lugares escondidos de París que solo los parisinos conocen

París, la ciudad del amor, de la Tour Eiffel, del arte, de Notre-Dame… De hecho, sus monumentos y atracciones turísticas la sitúan entre las diez ciudades más visitadas del mundo. ¿Pero qué tiene la capital francesa que tanto gusta a los parisinos? ¿Qué hacen para evitar estar rodeados de extranjeros acribillando la cámara a cuatro fotos por segundo? Después de pasarme una semana con gente local, esto es lo que he encontrado (¡y gratis!).

1. Quartier de la Chapelle

Este pequeño barrio del norte de París es conocida como la Pequeña Sri Lanka por tener una gran comunidad proveniente de este país y de su hermano mayor, la India. Aquí encontrarás comercios de túnicas, tiendas de alimentación hindú o increíbles restaurantes con comida típica de la región a un precio muy asequible por tratarse de una de las ciudades más caras del mundo. A un servidor, una gran porción con tres tipos de legumbres, curry de pollo, ensalada, arroz y pan hindú le costó 7,50 euros. Muy recomendable, también, visitar el Basar Seree Mahal (14 rue de Cail).

Basar Seree Mahal - La Chapelle

Para encontrar esta particular zona con acento asiático tendréis que ir a la rue du Fauborg Sant-Denis, entre las paradas de metro de La Chapelle i Gare de l’Est.

2. Cementerio Père Lachaise

Teóricamente un cementerio no parece el mejor sitio para pasar la tarde, pero en Père Lachaise las teorías no funcionan. El parque, uno de los mejores de París, te sorprenderá con sus monumentales tumbas (hasta 70.000) de grandes fortunas de todo el mundo. Aquí descansan grandes personajes de la historia como Frédéric Chopin, Honoré de Balzac, Gioachinno Rossini o incluso Jim Morrison. Si se quiere, se puede pedir un mapa con las principales lápidas en la entrada.

Cementerio Pére-Lachaise

De todos modos, lo que merece más la pena es perderse por la colina, encontrar caminos escondidos y, sencillamente, dejarse relajar por la calma que desprende el sitio, inaugurado en 1804. Encontrarás parisinos que vienen aquí para dibujar, leer libros e incluso hacer un picnic. De hecho, un buen plan es pasar antes por la Rue des Pyrénées a comprar algún snack. Si optáis por un buen queso, François Priet Fromager (214 Rue des Pyrénées), es una buena opción, aunque un poco cara. Si no, hay supermercados por la zona donde encontrar vino y picapica a buen precio.

3. Villa de l’Ermitage

Este sitio es sencillamente espectacular. Cuando entras por primera vez a la Villa de l’Ermitage sientes como si hubieras utilizado una máquina de teletransporte que te lleva lejos, lejos de París. Por un momento te quedas descolocado con las casitas y sus cuidados jardines hasta que recuerdas que, efectivamente, aún estás en la ciudad de las anchísimas calles y altos edificios. La Villa de l’Ermitage es un sitio sin ningún turista y que, de hecho, ni la mayoría de los parisinos conocen, o sea que te vas a encontrar solo disfrutando de un lugar escondido y único en París. Sin duda estas callejuelas se han convertido en uno de mis sitios favoritos de la ciudad.

La Villa de l'Ermitage

4. Pícnic en Esplanade des Invalides

Cuando llega el buen tiempo los parisinos sienten la obligación de aprovecharlo, ya que no es habitual que el sol brille con fuerza en la capital gala. Por eso, los parques y zonas verdes de la ciudad se inundan de parisinos que traen su propia comida y bebida para cenar. Una de estas zonas, el parque de l’Esplanade des Invalides, situada justo delante del Museo del Ejército, es especialmente famosa por estos pícnics, y se llega a crear un ambiente muy especial. Desde jóvenes con altavoces gigantes hasta gente mayor que se trae sus propias mesas, sillas e incluso candelabros para pasar una velada romántica. Definitivamente es una experiencia que no te dejará indiferente y que, además, es apta para todos los bolsillos.

Picnic Esplenades des Invalides

5. La Petite Ceinture du 15ème arrondissement

Un pequeño oasis de tranquilidad y naturaleza en medio de París. Este estrecho parque es, en realidad, una antigua línea férrea por donde pasaba el tren conocido como La Petite Ceinture, encargado de repartir suministros por las fortificaciones de la ciudad. Esta línea circular, construida a mediados del siglo XIX, se utilizó más tarde para transportar personas. Desde su último trayecto, en 1934, el uso que se tiene que dar a este espacio ha sido (y sigue siendo) objeto de debate en París. No obstante, de momento se mantiene como un espacio verde donde relajarse o hacer deporte, aislado del bullicio de la ciudad.

La Petite Ceinture 15eme arrondissement

Para acceder a esta parte de La Petite Ceinture se tiene que entrar por 101 Rue Olivier de Serres o por 85 Rue Leblanc, donde se encuentran los dos extremos del parque. A parte, también hay más accesos a lo largo del poco más de quilometro de largo que tiene este tramo de La Petite Ceinture. Además, también hay más tramos de esta antigua línea ferroviaria que se pueden visitar repartidos por todo París.

6. Terraza Institut du Monde Arabe

Ubicado bien cerca del centro, este es un excelente punto para observar con vista de pájaro la ciudad. El Instituto ofrece diferentes exposiciones sobre el mundo árabe, pero la entrada hasta los ascensores es libre, y desde allí se puede acceder a la planta 9, la más alta. En la terraza podrás contemplar la extensión de la ciudad y tendrás una inmejorable toma de Notre-Dame junto al río Sena. Poca gente lo conoce, así que no te tendrás que preocupar por estar rodeado de turistas y, además, es gratis.

7. Parc des Buttes-Chaumont

Este es el sitio por excelencia donde van los parisinos a relajarse cuando hace buen tiempo. Aunque puede ser que te encuentres algún turista, el sitio es tan grande que difícilmente te sentirás agobiado como en los jardines del Louvre. Grandes extensiones de césped, un lago, riachuelos e incluso una potente catarata son algunas de las atracciones que presenta este parque, el tercero más grande de todo París. Construido en 1867 por orden de Napoleón Bonaparte, el Parc des Buttes-Chaumont se ha convertido en uno de los sitios predilectos de los habitantes de la capital francesa. Sin duda una experiencia 100% parisina.

Parc des Buttes-Chaumont

8. Parc de Belleville

Situado entre el cementerio de Père-Lachaise y el Parc des Buttes-Chaumont, el Parc de Belleville es una excelente parada para tener una vista panorámica de París completamente gratuita. Incluso se puede ver la imponente Torre Eiffel.

Eiffel Tower

Aunque no es muy grande, el espacio está lleno de vida, con grupos de jóvenes que vienen a socializar o familias que quieren a aprovechar el buen tiempo. Algunos niños incluso se animan a bañarse en las fuentes del parque.

Bonus track

El último consejo de esta mini-guía para aquellos que quieren vivir la París alternativa (y gratuita) es, sencillamente, dejarse perder por las calles de esta gran ciudad. Y, sobretodo, andar, andar tanto como sea posible y evitar tomar el metro. Porqué para entender como es una ciudad como París no se puede tener solo la imagen de los sitios más espectaculares. Se debe apreciar todo, lo bueno y lo malo, que al final es lo que define la auténtica personalidad de una ciudad.

Así es como yo encontré uno de mis sitios escondidos favoritos de París. Se trata del parque Square Samuel Rousseau, ubicado en el centro històrico de la ciudad. Y aún así, es un espacio que no tiene mucha presión turística. Un lugar perfecto para relajarse sin alejarse de las calles más antiguas de la capital gala. Aquí encontrarás a parisinos que vienen a leer, a dejar que los niños jueguen o, sencillamente, a desconectar un rato del ritmo frenético de París. Además, está presidida por la majestuosa basílica Sainte-Clotilde, una auténtica obra maestra de la arquitectura construida a mediados del siglo XIX.

Square Samuel Rousseau

¿Y tú, tienes algún sitio escondido de París, lejos de los circuitos turísticos, que quieras compartir? ¡Apúntalo en los comentarios y ayuda a otros viajeros!

Recuerda que puedes seguir mis aventuras a través de Los Viajes de Walliver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *